Sensibilidad dental y helados: saborea el verano sin molestias

La temporada de helados está aquí y ¿a quién no le apetece un refrescante helado? Sin embargo, entendemos que para muchas personas, el simple acto de disfrutar un helado puede desencadenar esa punzada de dolor desagradable que viene con la sensibilidad dental. No te preocupes, estamos aquí para brindarte soluciones prácticas y consejos útiles que te permitirán saborear el verano sin molestias ni limitaciones.

Abordaremos las causas subyacentes de la sensibilidad dental para que no te prives de tu postre frío favorito, especialmente cuando las temperaturas son tan elevadas. Además, te brindaremos consejos prácticos para que puedas seguir disfrutando de los helados sin temor a la incomodidad dental.

Qué es la sensibilidad dental y cuándo se acentúa

Se padece sensibilidad dental cuando se experimenta un dolor agudo y transitorio en los dientes cuando se consumen alimentos fríos, calientes, dulces o ácidos.

El helado, al ser un alimento frío, puede agravar la sensibilidad dental, especialmente durante el verano, cuando las temperaturas son más altas y buscamos refrescarnos con bebidas y alimentos fríos. 

La sensibilidad dental está asociada principalmente a la exposición de la dentina, la capa interna del diente que contiene miles de pequeños túbulos microscópicos que conducen directamente al nervio dental. Cuando la dentina está expuesta, el contacto con alimentos fríos puede causar una sensación molesta.

Las causas más comunes de la sensibilidad dental

Vamos a ayudarte a entender un poco mejor por qué ocurre, de manera que trates de evitarla.

  • Desgaste del esmalte dental: el esmalte es la capa externa del diente y protege la dentina. El consumo excesivo de bebidas o alimentos ácidos, como refrescos, cítricos y helados, puede desgastar el esmalte y exponer la dentina.
  • Retracción de las encías: si ocurre, la raíz del diente puede quedar expuesta, lo que provoca sensibilidad dental.
  • Cepillado agresivo: un cepillado dental demasiado fuerte o el uso de cepillos con cerdas duras pueden dañar el esmalte y exponer la dentina.
  • Caries dentales o enfermedades en las encías: estas patologías pueden llevar a la exposición de la dentina.

Si quieres saber cómo mantener una higiene dental correcta para cuidar tu sonrisa, aquí tienes un contenido que te ayudará a prevenir.

Consejos para evitar la sensibilidad dental con los helados

Si experimentas sensibilidad dental al comer helados en verano, aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte:

  1. Usa una pasta dental para dientes sensibles: utilizar uno de estos dentífricos, si bien no corrige el origen del problema, puede ayudar a reducir el dolor hasta que acudas al dentista.
  1. Utiliza un cepillo dental de cerdas suaves: evita el desgaste adicional del esmalte dental.
  1. Evita los alimentos y bebidas ácidas: reduce el consumo de alimentos y bebidas que puedan dañar el esmalte dental.
  1. Emplea enjuague bucal formulado para dientes sensibles: también puede ayudar a aliviar la sensibilidad hasta que un profesional te ayude con el tratamiento adecuado.
  1. Limita la exposición al frío: trata de comer helados con moderación y despacio. Puedes probar a masticar del lado opuesto de la boca para evitar la sensibilidad.
  1. Consulta a tu dentista: es importante que consultes a un profesional de la salud dental para que evalúe la causa y te dé recomendaciones específicas para tu situación.

Recuerda que la sensibilidad dental puede deberse a diferentes factores, por lo que es fundamental obtener un diagnóstico adecuado.

Si aún no te has ido de vacaciones, aprovecha para pedir una cita de revisión, de esta manera evitarás molestias que te borren la sonrisa. Te esperamos en la clínica Soler Gomis: contacta por la vía que prefieras.

El verano es una época estupenda para reír, descansar, relajarse y compartir buenos momentos: no dejes que la sensibilidad dental te impida disfrutar de un rico helado.

¡COMPÁRTELO!

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn

¡COMPÁRTELO!

¡Compártelo!

También te pueden interesar…

¿Empezamos el cambio?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Queremos ayudarte
¿Te llamamos?

¡Deseando conocerte!

Te llamaremos en breve para fijar tu próxima visita a la clínica.

¿todavía no nos sigues?